¿Cuando se les termina la cobertura de la obra social a los hijos?

3/5 - (69 votos)
El lmite de edad es 30 aos; Deben ser de estado civil soltero; Tu hijo no debe aportar a ninguna obra social.

¿Cuando se les termina la cobertura de la obra social a los hijos?

Todo beneficiario de una obra social tiene derecho a incluir en la cobertura a su grupo familiar primario. Esto, por supuesto, incluye a sus hijos y a los de su pareja. Pero, ¿hay algún límite de edad para que puedas incluir a tus hijos en la obra social? Conoce los límites y casos excepcionales.

Límites de edad para que tus hijos reciban cobertura de tu obra social

Por defecto, los hijos solteros tienen hasta los 21 años (inclusive) para poder recibir la obra social de sus padres y/o tutores legales*, siempre y cuando no se encuentren emancipados.

*Los menores cuya guarda y tutela haya sido acordada por la autoridad judicial o administrativa.

Cualquier otro estado civil de los hijos hará que pierdan la posibilidad de gozar de este beneficio. Los hijos con estudios en curso podrán tener la obra social de sus padres hasta los 25 años.

Hay una forma de extender a 25 años (inclusive) la edad límite para que un hijo reciba tu obra social: si acredita estar cursando estudios regulares en una institución reconocida por la autoridad pertinente, y está a exclusivo cargo del afiliado titular.

En el caso de hijos incapacitados, no hay límite de edad para recibir la obra social de sus padres.

La mayoría de las obras sociales nacionales y provinciales acotan su beneficio a lo establecido por la Ley 23.660. Sin embargo, algunas entidades tienen propuestas diferenciales que vale la pena destacar:

– IOMA, la obra social de la Provincia de Buenos Aires, extiende la edad límite para estudiantes hasta los 26 años, inclusive.

¿Qué opciones hay luego?

Si tu hijo cumplió los 26 años puedes mantenerlo dentro de la cobertura como hijo mayor adherente soltero, aunque vas a tener que pagar un adicional mensual por cada uno de ellos. Hay algunos requisitos para esto:

– El límite de edad es 30 años.

– Deben ser de estado civil soltero.

– Tu hijo no debe aportar a ninguna obra social.

En algunas obras sociales, la continuidad de hijos mayores como adherentes es automática, mientras que en otros casos hay que hacer un trámite para que esto ocurra. Te recomendamos confirmar cuál es tu caso con tiempo, al menos 3 meses antes que tu hijo alcance los 26 años de edad.

¿Qué pasa con las prepagas?

Si accedes a una medicina prepaga mediante aportes de recibo de sueldo, la situación es exactamente igual a la de cualquier obra social.

Si, en cambio, pagas la cuota de la prepaga de forma particular, queda a exclusivo criterio tuyo si mantener o no a tus hijos dentro de la cobertura.

La pregunta de cuando caduca una deuda con una prepaga en Argentina es común entre los usuarios de servicios de salud privados. La respuesta a esta interrogante depende de diversos factores, como el tiempo transcurrido desde la fecha de vencimiento de la deuda y las políticas internas de cada empresa de medicina prepaga. En general, las deudas suelen acumular intereses y pueden ser reclamadas legalmente hasta que sean saldadas por completo.

Si te encuentras en una situación en la que has perdido la obra social, es importante que tomes medidas para proteger tu salud y bienestar. Puedes obtener más información sobre qué hacer en estos casos en nuestro artículo sobre cuando se pierde la obra social. Allí encontrarás consejos y recomendaciones para enfrentar esta situación y encontrar alternativas para acceder a la atención médica que necesitas.

¡Muchas gracias por leer nuestro artículo sobre cuándo se les termina la cobertura de la obra social a los hijos! Esperamos que te haya sido útil y hayas encontrado la información que estabas buscando.

Si tienes algún comentario o alguna duda adicional, no dudes en dejarnos un mensaje. Estaremos encantados de ayudarte en todo lo que podamos.

Recuerda que siempre es importante estar informado sobre los detalles de la cobertura de la obra social para evitar sorpresas y tomar decisiones acertadas. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *