¿Quién no puede ser monotributista social?

2.7/5 - (73 votos)
No ser profesional universitaria/o en ejercicio de tu profesin como actividad econmica. No ser empleadora o empleador ni titular de acciones o cuotas partes de sociedades comerciales.

¿Quién no puede ser monotributista social?

El monotributo social es un régimen especial de tributación en Argentina que está destinado a personas en situación de vulnerabilidad social y económica. Este régimen les permite acceder a beneficios fiscales y a la posibilidad de emitir facturas para poder trabajar de manera formal.

Sin embargo, no todas las personas pueden acceder a este régimen. Hay ciertos requisitos y condiciones que se deben cumplir para poder ser monotributista social. Uno de los requisitos es no ser profesional universitario/a en ejercicio de tu profesión como actividad económica.

Exclusión de profesionales universitarios en ejercicio de su profesión

La ley establece que aquellos profesionales universitarios que estén ejerciendo su profesión como actividad económica no pueden acceder al monotributo social. Esto se debe a que se considera que los profesionales universitarios tienen la capacidad y los conocimientos necesarios para poder desarrollar su actividad de manera independiente y generar ingresos suficientes.

Esta exclusión busca brindar la posibilidad de acceder al monotributo social a aquellas personas que no cuentan con una formación académica y que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social y económica.

Es importante tener en cuenta que esta exclusión no impide que los profesionales universitarios puedan acceder a otros regímenes de tributación o que puedan trabajar de manera independiente, simplemente no pueden acceder al monotributo social.

Exclusión de empleadores y titulares de acciones o cuotas partes de sociedades comerciales

Otra de las exclusiones del monotributo social es para aquellas personas que sean empleadoras o empleadores, es decir, que tengan empleados a su cargo. Esta exclusión se debe a que el monotributo social está destinado a personas que trabajan de manera independiente y no tienen empleados.

Además, aquellos que sean titulares de acciones o cuotas partes de sociedades comerciales tampoco pueden acceder al monotributo social. Esto se debe a que se considera que las sociedades comerciales tienen una estructura y una organización diferente a la de los trabajadores independientes que están en situación de vulnerabilidad.

Otros requisitos y condiciones para ser monotributista social

Además de las exclusiones mencionadas anteriormente, para poder ser monotributista social se deben cumplir otros requisitos y condiciones. Algunos de ellos son:

  • Ser argentino/a o extranjero/a con residencia permanente en el país.
  • Tener domicilio en el país.
  • Tener más de 18 años.
  • No estar registrado/a como empleado/a en relación de dependencia.
  • No ser titular de más de un inmueble, salvo que sea utilizado como vivienda.
  • No tener un patrimonio neto superior a un determinado monto establecido por la ley.
  • Tener ingresos anuales por debajo de un determinado monto establecido por la ley.

Estos requisitos y condiciones tienen como objetivo asegurar que el monotributo social sea utilizado por aquellas personas que realmente necesitan acceder a este régimen especial de tributación.

En conclusión, no todas las personas pueden ser monotributistas sociales en Argentina. Los profesionales universitarios en ejercicio de su profesión, los empleadores y los titulares de acciones o cuotas partes de sociedades comerciales están excluidos de este régimen. Además, existen otros requisitos y condiciones que se deben cumplir para poder acceder al monotributo social. Estas exclusiones y requisitos tienen como objetivo garantizar que el monotributo social sea utilizado por las personas que realmente lo necesitan y que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social y económica.

Si estás pensando en emprender un negocio propio en Argentina, es importante considerar los beneficios de ser monotributista. Este régimen simplificado de tributación ofrece una serie de ventajas, como la posibilidad de pagar impuestos de manera más sencilla y en cuotas mensuales fijas, sin necesidad de realizar declaraciones juradas mensuales. Además, el monotributo permite acceder a la obra social y a una jubilación a través del régimen simplificado. Para conocer más detalles sobre cuáles son los beneficios de ser monotributista, puedes consultar aquí.

Si eres monotributista y estás buscando una obra social recomendable, te invitamos a visitar nuestro artículo sobre qué obra social es recomendable para monotributista. Allí encontrarás información detallada sobre las diferentes opciones disponibles y podrás tomar una decisión informada. No pierdas más tiempo y descubre cuál es la mejor obra social para ti.

Espero que esta información haya sido útil y haya respondido a tus preguntas sobre quién no puede ser monotributista social. Si tienes algún comentario o duda adicional, no dudes en dejarlo a continuación. Estaré encantado de ayudarte en lo que pueda. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *